Almacenamiento Productos Químicos

Nuevo reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos

Acaba de entrar en vigor, el 25 de octubre pasado, el Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos y sus Instrucciones Técnicas Complementarias (ITC) MIE APQ 0 a 10, a través del RD 656/2017, de 23 de junio.

El nuevo reglamento establece las condiciones de seguridad de las instalaciones de almacenamiento, carga, descarga y trasiego de productos químicos peligrosos, así como el etiquetado y envasado de las sustancias peligrosas.

Objetivos

Sus primeros objetivos son:

  • la adaptación de la normativa española al Reglamento (CE) 1907/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre de 2006, relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y preparados químicos (REACH);
  • la adaptación al Reglamento (CE) 1272/2008 del Parlamento Europeo y Consejo, del 16 de diciembre de 2008, sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas (CLP);
  • la actualización de las ITCs existentes al progreso técnico.

La nueva reglamentación se adapta al Reglamento Europeo de Clasificación, Etiquetado y Envasado de Sustancias Peligrosas (CLP), por lo que sustancias que antes no estaban dentro del ámbito de aplicación del Reglamento APQ ahora sí pasarán a estarlo y viceversa. Además, muchas de las exenciones existentes se han modificado o clarificado, por lo que instalaciones que antes estaban exentas ahora podrían dejar de estarlo.

Dicho reglamento se aplica a las instalaciones de nueva construcción, así como a las ampliaciones o modificaciones de las existentes que no estuvieran ya en ejecución en la fecha de entrada en vigor del mismo (25 de octubre de 2017).

Novedades principales del nuevo Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos

Como novedad principal, se crea la Instrucción Técnica Complementaria APQ 10, exclusiva para regular el almacenamiento de recipientes móviles (botes, bidones, garrafas, cubicontainers, GRG/IBC, etc) independientemente del tipo de sustancia que contengan.

Entre otros aspectos, esta nueva APQ 10 desarrolla los siguientes puntos:

  • Exclusiones específicas del almacenamiento de recipientes móviles.
  • Criterios de segregación de sustancias y/o almacenamiento conjunto
  • Ampliación de las exigencias al respecto de la prevención de derrames
  • Regulación del uso de armarios de seguridad y contenedores modulares para productos químicos.
  • La protección contra incendios pasa a regularse en coherencia con el Reglamento de Seguridad Contra Incendios en Edificios Industriales (RSCIEI), RD 2267/2004.

Por otro lado, destacamos también que el nuevo reglamento cambia la definición de líquido inflamable, que se define como aquel líquido con punto de inflamación no superior a 60ºC.

Incumplimiento de  la normativa

El titular de las instalaciones es responsable del cumplimiento de las normas establecidas en el Reglamento y sus ITCs, así como de su correcta explotación. Su incumplimiento será sancionado según la Ley 21/1992 de Industria.

Pero, además, con independencia de las sanciones indicadas en dicha Ley, el incumplimiento podrá dar lugar a la “suspensión del funcionamiento de la instalación en tanto no compruebe dicho organismo competente que se han subsanado las causas que hubieran dado lugar a la suspensión”.

Para más información, puede acceder al reglamento completo pinchando aquí.

barometro riesgos

Pérdida de Beneficios, riesgo de mayor preocupación para las empresas españolas y europeas

La pérdida de beneficios sigue ocupando, por quinto año consecutivo, el primer puesto del ranking de riesgos de empresas. Así lo indica Barómetro de Riesgos de Allianz 2017, que este año ha alcanzado su sexta edición. Este estudio elaborado por Allianz Global Corporate & Speciality identifica los riesgos empresariales más importantes para el año 2017, basado en la opinión de más de 1200 expertos de riesgos de empresas de más de 50 países del mundo.

Las empresas temen no solo las pérdidas de ingresos que pueden generarse, sino también las nuevas amenazas emergentes. Entre ellas, se preocupan por los efectos de los daños no físicos y peligros intangibles como incidentes cibernéticos, incertidumbres del mercado y peligros políticos.

De hecho, la preocupación ante los riesgos cibernéticos alcanza el segundo lugar en España, Europa y América (3º puesto a escala mundial). Este ascenso en el ranking es consecuencia del efecto de los ataques indirectos, de las amenazas originadas en cambios regulatorios, y del temor por los errores técnicos y humanos que puedan producirse en entornos de producción cada vez más digitalizada. La dependencia de la tecnología y la automatización, agrava el riesgo cibernético en las empresas, cuyos activos más valiosos son intangibles.

Como tercer riesgo más importante para las empresas españolas, destacan los cambios en la legislación y  regulación. En este sentido, entre otros, preocupa cómo afectará el nuevo reglamento en materia de protección de datos cuyo plazo de aplicación finaliza en 2018.

Por otro lado, afecta el panorama político internacional en el que estamos viviendo, que está marcado por un aumento del proteccionismo y de la antiglobalización, por cambiantes riesgos políticos y de terrorismo. Esta situación está generando mucha incertidumbre en el entorno empresarial, que teme cambios impredecibles en el ámbito jurídico, geopolítico y del mercado. Por eso, los cambios y volatilidad en los mercados son el 2º peligro más importante para las empresas a nivel mundial.

Gestión de siniestros

Gestión de Siniestros, cuando el seguro cobra todo su sentido

Abril 2016, Gestión de Siniestros

Justo en el momento en el que la empresa sufre las consecuencias de un siniestro es cuando realmente constata la importancia de haber contratado un seguro adecuado a sus necesidades. Lamentablemente, tras la ocurrencia de un siniestro, algunos asegurados se llevan desagradables sorpresas al comprobar que las coberturas o límites contratados en sus pólizas no cubren los daños que han sufrido y se sienten desamparados, estafados y arruinados.

De ahí que la gestión de siniestros empiece incluso antes de contratar el seguro. Primero es necesario realizar un análisis exhaustivo de los riesgos de la empresa, y posteriormente identificar las mejores soluciones ofrecidas en el mercado, de cara a minimizar el impacto de dichos riesgos. En ese sentido, una vez detectados los riesgos, es clave determinar qué coberturas necesita la empresa y cuál es la mejor compañía de seguros del mercado que esté en disposición de ofrecer una póliza adaptada a las necesidades de la empresa asegurada. Una vez que se formalice el contrato, se deberán adaptar continuamente las pólizas a las modificaciones del riesgo. Solo así, en el momento del siniestro comprobaremos que la póliza suscrita realmente funciona, las consecuencias de dicho siniestro se verán minimizadas y evitaremos que afecten gravemente al desarrollo de la actividad habitual.

Está claro que una empresa es más competitiva cuando la gerencia del riesgo forma parte de su filosofía. Será más rentable en costes y más rápida en la recuperación de sus activos.

El coste de un siniestro no solo equivale a la reparación de los daños sufridos, sino que puede comportar unos daños de incalculable valor derivados de la interrupción del negocio, el desprestigio de la empresa, o la desmotivación de los empleados, entre otros; hechos que, casi sin esfuerzo, pueden aprovechar los competidores para captar la clientela, los empleados, y ocupar la posición en el mercado de la empresa siniestrada. Para hacernos una idea, el grupo Allianz ha calculado que el coste medio que supone la interrupción de un negocio como consecuencia de un gran siniestro supera los 2 millones de euros. Una mala gestión de siniestros puede llevar a la ruina de la Sociedad. Por eso, es factor clave la resolución de los incidentes, permitiendo la reanudación rápida de la actividad y la compensación adecuada de los daños.

Papel del bróker de seguros

En este sentido, es clave la figura de un bróker de seguros profesional. Acompaña a la empresa en todo momento, desde que se contrata la póliza (identifica los riesgos, propone las coberturas adecuadas y transfiere los riesgos seleccionando la mejor compañía), hasta el momento en el que ocurre el siniestro. Su papel de asesoramiento en la interpretación de la póliza y negociación con la aseguradora es crucial para el buen desenlace de la gestión de siniestros. De todos es sabida la gran cantidad de problemas que se originan por las divergencias entre la aplicación y la interpretación de una póliza, y se agravan por falta de información, asesoramiento y comunicación con la aseguradora, dejando al asegurado desamparado. Solo un corredor de seguros podrá actuar en defensa de los intereses del asegurado, asesorando acerca de todos los pasos a seguir, medidas a tomar y puntos a tener en cuenta.

gestion de riesgos

La importancia de la Gerencia de Riesgos

Diciembre 2011- Uno de los avances más relevantes de los últimos años ha sido la mayor importancia que las empresas han dado a la gerencia de riesgos. A pesar de ello, el concepto de Risk Management  o Gerencia de Riesgos se ha puesto tan de moda que se utiliza para hacer referencia a demasiadas cosas y con frecuencia está mal empleado. Por ello, es necesario que las empresas conozcan con mayor precisión cuál es su alcance, determinando quién es el responsable de su aplicación y cuáles deben ser sus objetivos.

La gestión de riesgos tiene que estar totalmente integrada en la cultura de la empresa y estar presente en todos los niveles organizativos, empezando por el propio Consejo de Administración.

¿Qué es realmente la Gerencia de Riesgos?

La  Gerencia de Riesgos debe entenderse como la técnica de gestión del riesgo de la empresa que tiende a salvaguardar el patrimonio de la misma frente a las pérdidas que puedan afectar su actividad, a través del uso de instrumentos de diversa naturaleza en las mejores condiciones de coste.

Se deben analizar cuáles son los puntos clave, los que parecen que funcionan y los que no, y tenerlos de referencia para poder mejorar de manera continua. Hay que determinar también cuáles son los riesgos que deben abordarse y reducir así sus efectos.

A través de la Gerencia de Riesgos, la empresa:

  • Valora la naturaleza, dimensión y frecuencia del siniestro
  • Establece el presupuesto para eliminar o reducir algunos riesgos.
  • Define una política adecuada de aseguramiento en consonancia con la estructura financiera de la empresa
  • Optimiza el coste total del riesgo
  • Proporciona toda la información necesaria para tomar la decisión oportuna.

Hoy en día, las empresas no están siempre lo suficientemente especializadas como para llevar a cabo este tipo de análisis, que debe integrarse en un concepto de calidad total. De ahí que cobre mucha importancia la figura de los profesionales del sector, brokers independientes y especializados, a quienes recurren cada vez más para obtener el asesoramiento y la ayuda adecuada en la gestión del riesgo de su empresa