planes de pensiones

Plan de Previsión Social Empresarial y Plan de Pensiones, ahorrando para la jubilación

Sistema de Pensiones: se avecinan momentos difíciles

Nuestro sistema de bienestar se enfrenta a importantes retos tanto en el corto como en el largo plazo. El aumento de la esperanza de vida y la jubilación de los babyboomers presionarán al alza el gasto en pensiones durante las próximas décadas.

España es el segundo país de las economías desarrolladas que más rápido envejecerá. Según datos de la OCDE, en 2050, habrá 77 jubilados por cada 100 personas en edad de trabajar. Actualmente esta cifra está en un 31%.  El sistema de pensiones, por tanto, tendrá que soportar una fuerte presión para financiar muchas pensiones con pocos cotizantes.

Además de las reformas estructurales que deberán realizarse para garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones, no cabe duda que, para poder mantener nuestro poder adquisitivo en la edad de la jubilación, deberemos necesariamente acudir al ahorro privado como complemento a la pensión pública. Los españoles son conscientes de todo ello, ya que el tema de las pensiones está en el top tres de las preocupaciones para el 15,5% de los ciudadanos, según el CIS.

Dificultad para ahorrar en los hogares españoles

Pero a pesar de todo, en España no se está ahorrando, y menos para la jubilación. La tasa de ahorro de las familias se sitúa en mínimos históricos. Según datos del INE para el segundo trimestre de 2018, ahorramos apenas el 4,4% de nuestra renta disponible. El número de aportaciones que se hacen a los planes de pensiones privados ha caído en 2017 en un 0,04% hasta los 4970 millones de euros (según Inverco), y los seguros de ahorro no crecen como estaba previsto.

Un alto porcentaje de los españoles aún no ahorra para la jubilación, y el que lo hace, suele comenzar tarde. Es por tanto fundamental promover una cultura de planificación financiera que promueva el ahorro a largo plazo y contribuya positivamente a la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Soluciones para el ahorro y el papel de las empresas en beneficio de sus empleados

Las aseguradoras ofrecen diferentes opciones para ayudarnos en nuestra planificación financiera. No solo existen productos de ahorro que se contratan a nivel individual, como el seguro de vida ahorro o el plan de pensiones individual, entre muchos otros, sino que hay soluciones muy interesantes a nivel corporativo.

Las empresas pueden ejercer un papel protagonista apoyando a sus empleados en el ahorro para su jubilación. Es cada vez más usual ver como las corporaciones, tanto grandes como pymes, ofrecen a sus empleados beneficios de previsión social. En este sentido, el Plan de Previsión Social Empresarial (PPSE) y el Plan de Pensiones de Empleo promocionado por la empresa son instrumentos que aportan grandes ventajas fiscales para empresas y empleados.

Ventajas del Plan de Previsión Social Empresarial y Plan de Pensiones

El PPSE es una póliza de seguro colectivo que permite a las empresas instrumentar compromisos por pensiones con sus empleados en condiciones similares a las que ofrece un plan de pensiones. El PPSE ofrece un interés garantizado, por lo que no se perderá el dinero aportado. Por otro lado, el hecho de que, a diferencia del plan de pensiones, no requiera la constitución de una Comisión de Control con representación de empresa y empleados, hace que el PPSE sea ideal para empresas de tamaño pequeño y medio. En empresas grandes, sin embargo, seguramente se plantearían montar un Plan de Pensiones que da más visibilidad a los representantes de los trabajadores. Ambos productos tienen el mismo tratamiento fiscal favorable. Las primas abonadas por la empresa al PPSE o al PP deberán ser imputadas obligatoriamente a los trabajadores, al considerarse Rendimientos del Trabajo en Especie, estando exenta la realización del ingreso a cuenta. Dichas primas reducirán la base imponible del IRPF del asegurado con el límite conjunto aplicable de las aportaciones a la totalidad de sistemas de previsión social. Por otra parte, la empresa podrá deducirse las aportaciones anualmente en su Impuesto de Sociedades.

En definitiva, consideramos que los planes que se establecen en las empresas ofrecen una interesante rentabilidad por la vía del componente fiscal, aportan un alto nivel de garantía, proporcionan certeza y seguridad, siendo un beneficio social muy valorado por los empleados, cada vez más preocupados por su futuro financiero a la edad de la jubilación.

No dude en consultar con Assiteca, que se pone a su disposición desde el principio para elaborar correctamente el proceso de implementación del plan de ahorro que mejor se adapte a sus necesidades económicas, jurídicas y empresariales.

 

No se pueden hacer más comentarios en esta entrada.