gestion de riesgos

La importancia de la Gerencia de Riesgos

Diciembre 2011- Uno de los avances más relevantes de los últimos años ha sido la mayor importancia que las empresas han dado a la gerencia de riesgos. A pesar de ello, el concepto de Risk Management  o Gerencia de Riesgos se ha puesto tan de moda que se utiliza para hacer referencia a demasiadas cosas y con frecuencia está mal empleado. Por ello, es necesario que las empresas conozcan con mayor precisión cuál es su alcance, determinando quién es el responsable de su aplicación y cuáles deben ser sus objetivos.

La gestión de riesgos tiene que estar totalmente integrada en la cultura de la empresa y estar presente en todos los niveles organizativos, empezando por el propio Consejo de Administración.

¿Qué es realmente la Gerencia de Riesgos?

La  Gerencia de Riesgos debe entenderse como la técnica de gestión del riesgo de la empresa que tiende a salvaguardar el patrimonio de la misma frente a las pérdidas que puedan afectar su actividad, a través del uso de instrumentos de diversa naturaleza en las mejores condiciones de coste.

Se deben analizar cuáles son los puntos clave, los que parecen que funcionan y los que no, y tenerlos de referencia para poder mejorar de manera continua. Hay que determinar también cuáles son los riesgos que deben abordarse y reducir así sus efectos.

A través de la Gerencia de Riesgos, la empresa:

  • Valora la naturaleza, dimensión y frecuencia del siniestro
  • Establece el presupuesto para eliminar o reducir algunos riesgos.
  • Define una política adecuada de aseguramiento en consonancia con la estructura financiera de la empresa
  • Optimiza el coste total del riesgo
  • Proporciona toda la información necesaria para tomar la decisión oportuna.

Hoy en día, las empresas no están siempre lo suficientemente especializadas como para llevar a cabo este tipo de análisis, que debe integrarse en un concepto de calidad total. De ahí que cobre mucha importancia la figura de los profesionales del sector, brokers independientes y especializados, a quienes recurren cada vez más para obtener el asesoramiento y la ayuda adecuada en la gestión del riesgo de su empresa

Incendios en industrias, aumento del 10% en el último año

El balance de los incendios en industrias en España ha aumentado aproximadamente un 10% en relación al periodo anterior, sobre todo a partir del segundo trimestre de 2016, donde los siniestros en grandes industrias han sido protagonistas indiscutibles. Según datos de la patronal del seguro UNESPA, cada año se producen cerca de 42.000 incendios en industrias en España (datos del 2015), cuyo coste agregado asciende a 378 millones de euros.

Los incendios de Ybarra en Dos Hermanas, el de Fandicosta en Moaña, el del almacén de neumáticos en Seseña o las siete naves que ardieron en Alcalá de Henares, son de esos que tienen alcance mediático por su dimensión. Sin embargo, a estos, hay que añadir multitud de siniestros más que pasan desapercibidos, pero que en muchos casos acaban con la vida de la empresa que los ha sufrido dado que conllevan daños materiales, personales, de imagen, de producción, de empleos, de riqueza, afectando a todo el conjunto de la industria. Resulta por tanto fundamental realizar una adecuada gestión de riesgos e implementar un programa de seguros integral que proteja a la empresa ante estos casos.

Las empresas e industrias deben cumplir con el Reglamento de Seguridad contra Incendios en los Establecimientos Industriales, que establece los requisitos mínimos que han de satisfacer las industrias y almacenes para su seguridad en caso de incendio, y conocer correctamente los equipos y su uso, mediante la implementación en los planes de auto prevención o autoprotección de simulacros periódicos.

Un incendio se inicia con una chispa que en sus etapas iniciales suele ser de fácil intervención y extinción, pero si sobrepasa la fase de propagación límite, aumenta exponencialmente su vigorosidad y por lo tanto la dificultad de poder luchar contra él. Todo lo que sea actuar con demora conlleva resultados durísimos.

Acceda al artículo completo