Incendios en industrias, aumento del 10% en el último año

El balance de los incendios en industrias en España ha aumentado aproximadamente un 10% en relación al periodo anterior, sobre todo a partir del segundo trimestre de 2016, donde los siniestros en grandes industrias han sido protagonistas indiscutibles. Según datos de la patronal del seguro UNESPA, cada año se producen cerca de 42.000 incendios en industrias en España (datos del 2015), cuyo coste agregado asciende a 378 millones de euros.

Los incendios de Ybarra en Dos Hermanas, el de Fandicosta en Moaña, el del almacén de neumáticos en Seseña o las siete naves que ardieron en Alcalá de Henares, son de esos que tienen alcance mediático por su dimensión. Sin embargo, a estos, hay que añadir multitud de siniestros más que pasan desapercibidos, pero que en muchos casos acaban con la vida de la empresa que los ha sufrido dado que conllevan daños materiales, personales, de imagen, de producción, de empleos, de riqueza, afectando a todo el conjunto de la industria. Resulta por tanto fundamental realizar una adecuada gestión de riesgos e implementar un programa de seguros integral que proteja a la empresa ante estos casos.

Las empresas e industrias deben cumplir con el Reglamento de Seguridad contra Incendios en los Establecimientos Industriales, que establece los requisitos mínimos que han de satisfacer las industrias y almacenes para su seguridad en caso de incendio, y conocer correctamente los equipos y su uso, mediante la implementación en los planes de auto prevención o autoprotección de simulacros periódicos.

Un incendio se inicia con una chispa que en sus etapas iniciales suele ser de fácil intervención y extinción, pero si sobrepasa la fase de propagación límite, aumenta exponencialmente su vigorosidad y por lo tanto la dificultad de poder luchar contra él. Todo lo que sea actuar con demora conlleva resultados durísimos.

Acceda al artículo completo

El caso de un incendio en una fábrica en el sur de Barcelona

Al producirse un incendio, no solo hay que considerar el hecho del propio incendio y sus consecuencias más visibles, sino también un sinfín de situaciones que afectan a muchas variables de la empresa con un impacto económico difícil de valorar en un inicio.

A modo de ejemplo, tratamos el incendio sufrido por una empresa química líder en la Península Ibérica, en la Seda de Barcelona.

El fuego se propagó rápidamente, siendo el origen el del propio aceite térmico que utilizaba una turbina como refrigerante. Los sistemas contraincendios funcionaron rápidamente, facilitando todas las operaciones posteriores. Sin embargo la ubicación de la empresa, en la zona sur de Barcelona y muy cercana al Aeropuerto el Prat, supuso aplicar el nivel de emergencias máximo por parte de Protección Civil, quien recomendó a los vecinos que se confinaran en casa para evitar la entrada de la supuesta nube tóxica. Se procedió con la evacuación de trabajadores de la propia fábrica y de las colindantes.

El incendio se encontraba cercano a una conducción de gas, conllevando peligro por posibles explosiones, y obligando a disponer de 30 dotaciones del Cuerpo de Bomberos, que controlaron el incendio pasadas tres horas.

 Alcance del incendio

El alcance del incendio todavía se encuentra pendiente de valorar: cuantiosos daños materiales objeto de cobertura por las pólizas de Incendio con la consecuencial pérdida de beneficios; Responsabilidad Civil por daños a terceros, por fuego a colindantes, explosión, así como Responsabilidad Civil de Accidentes de Trabajo y afectación sobre las pólizas de Accidentes de Convenio; posibles reclamaciones de Responsabilidad Civil de los Directivos y Consejeros; Responsabilidad Civil de Contaminación Accidental así como Responsabilidad Medioambiental; posible afectación a sus clientes por falta de suministro del producto y las pérdidas pecuniarias que llevan circunscritas. A lo que se suma el coste de reanudación de la actividad.

Por ello, disponer de un buen Programa de Seguros fundamentado en una adecuada Gerencia de Riesgos resulta la mejor forma de paliar situaciones desagradables y muy negativas que de por si afectan y mucho en el devenir de las empresas.

 

Accede al artículo completo