ciberataque

WannaCry, ciberataque masivo sin precedentes.

Ninguna empresa está a salvo de un ciberataque

Más de 600 empresas españolas han sido víctimas del ataque informático producido el pasado viernes 12 de mayo de 2017. Algunas de las afectadas son empresas estratégicas, como el conocido caso de Telefónica, y el resto, empresas grandes, medianas y pequeñas, de nombre más o menos conocido y diferente actividad. Todos estamos en peligro. Con este ataque, España ha escalado al puesto número 18 del ranking de países más afectados por el virus informático. Se trata, sin duda, del mayor ciberataque conocido hasta el momento.

Ciberataque de dimensiones universales

El ataque de ransomware WannaCry ha dejado unas 200.000 víctimas en más de 150 países, y ha puesto en vilo a millones de empresas en todo el mundo. A nivel europeo, Renault tuvo que paralizar sus fábricas de automóviles de Francia y Rumanía para evitar la propagación del ciberataque, y así lo hizo también Nissan con su fábrica en Sunderland, en Reino Unido. Miles de hospitales y clínicas del Servicio Nacional de Salud británico fueron atacados. Como muchas otras empresas, también fue víctima el operador ferroviario alemán Deutsche Bahn, que vió como se infectaban los paneles de sus estaciones.

¿Qué es un ciberataque de ransomware?

El ransomware es un tipo de virus que infecta al ordenador, encripta y secuestra todos los ficheros del disco duro impidiendo al usuario acceder a él, para pedir un rescate o dinero a cambio de recuperar los datos.

En el caso de WannaCRy, los ciberdelincuentes han aprovechado un fallo de seguridad del sistema operativo de Windows para lanzar el virus a la red de forma indiscriminada con una finalidad de extorsión, convirtiéndose en el ciberataque más virulento hasta hoy conocido.

Consecuencias de un ataque informático

El ciberriesgo se considera el riesgo del futuro y ninguna empresa está a salvo, independientemente de sus dimensiones o sector de actividad. Según una encuesta Mundial sobre la Seguridad de la Información de PwC, las empresas españolas pierden 1,3 millones de euros de media al año como consecuencia de los ciberataques.

Un ciberataque puede conllevar consecuencias devastadoras para la empresa, como importantes pérdidas a nivel reputacional, interrupción de la actividad, pérdidas de datos, reclamaciones de terceros, altas sanciones de la Agencia de Protección de datos, e incluso su desaparición.

¿Cómo protegerse de un ciberataque?

El hecho de contar con sistemas adecuados de prevención y protección de la información ayuda a mitigar el riesgo de ser atacado, pero no lo impide del todo. Toda empresa conectada a la red es vulnerable de sufrir un ataque.

Por eso, recomendamos la contratación de un seguro de ciberriesgos, el único que puede hacer frente a los perjuicios económicos que derivan de un ataque de este tipo, llegando incluso a cubrir la extorsión cibernética.

Acceda a la información ¿Cómo le protege un seguro de riesgos cibernéticos ante un ataque?

 

riesgos ciberneticos

Ciber Riesgo, España el 3º país con más ciberataques del mundo

El Ciber Riesgo esta cada vez más presente. El reciente “hackeo” masivo a cajeros automáticos para que escupiesen dinero sin control es un caso más de los muchos ciberataques que vivimos diariamente.

La ciberdelincuencia, muy profesionalizada, ataca a grandes, medianas y pequeñas empresas. Es un nuevo modelo de crimen organizado, cuyo coste global supera las ganancias del tráfico de drogas, según el Instituto Nacional de Ciberseguridad. España, está en el punto de mira, ya que en el 2015 fue el tercer país con más ciberataques del mundo, tras EEUU y Reino Unido.

Razones de los ataques

Ya sea por motivos económicos, ideológicos, estratégicos, políticos o personales, los agresores atacan a las empresas, cada vez más vulnerables por su dependencia de la tecnología digital. El aumento de su exposición al ciber riesgo hace más fácil la fuga de información confidencial, ya sea por agentes internos (descuidos, empleados descontentos) o externos (ataques con malware o intrusiones de ciberdelincuentes).

Además, las legislaciones exigen cada vez más responsabilidades para proteger la información. En 2018, la UE presentará el Reglamento General de Protección de Datos en el que se establecen rigurosos requisitos para las empresas que gestionan datos de ciudadanos europeos, que en caso de no cumplir deberán afrontar severas sanciones económicas.
Según Lloyds en “Haciendo frente al Desafio del Ciber Riesgo”, el 86% de las empresas han sufrido una violación de datos en los últimos cinco años.
Esta amenaza hace necesario el seguro de protección de riesgos cibernéticos, que protege a la empresa frente a los perjuicios financieros que pueda ocasionar una pérdida de datos originada por una vulneración en los sistemas informáticos. Contratando la póliza de Ciber Riesgo quedarían cubiertos tanto los daños propios como a terceros que pueden producirse tras una fuga de datos, una violación de seguridad o cualquier riesgo derivado de un ataque cibernético.