Tener un seguro completo y específico para el propio panel fotovoltaico significa no sólo garantizar la máxima protección de la propia actividad, sino también responder a uno de los principales requisitos para acceder a la Cuenta Energía del GSE (Gestor de los Servicios Energéticos) y obtener los avales.

Considerando que las coberturas de los seguros industriales estándares no son suficientes, hay que tener un profundo conocimiento de los riesgos específicos para responder a las exigencias de seguros de la instalación de energías fotovoltaicas.

Por eso, Assiteca pone a disposición de su Clientes un equipo de Especialistas para analizar todos los riesgos de la instalación y propone la póliza fotovoltaica más adaptada. Para atender las necesidades de los operadores de sector fotovoltaico se han estudiado las coberturas de seguro específicas que se distinguen por sus garantías completas y la competitividad de los gastos, factores aún más importantes después la aprobación del “Quarto Conto Energia”.

En la situación actual, de hecho, es siempre más importante, para poder mantener una buena rentabilidad y que la inversión en la instalación de fotovoltaicos sea provechosa, reducir todos los gastos del proyecto y de la gestión.

Pero, ¿cuáles son las coberturas de riesgos de los seguros? En líneas generales se pueden mencionar:

  • Los acontecimientos accidentales -  incendio, averías, fenómenos eléctricos así como la cobertura de componentes eléctricos, etc.
  • Los fenómenos naturales – granizos, viento, nieve, etc.
  • Las catástrofes – inundaciones, terremotos, etc.
  • Los actos de terceros – robo, actos vandálicos y dolosos, eventos socio-políticos, terrorismo, sabotaje, etc.
  • Lresponsabilidad civil – daños a terceros (por actividad y producto) y a los empleados.
  • El cese de la actividad – pérdida de ingresos.

Conviene, además saber que por cada fase de los trabajos ligados a la realización de una instalación fotovoltaica hay una disposición relativa en la póliza:

  • en fase de ejecución y montaje es necesario estipular la póliza Daños Materiales y la RCT;
  • en la sucesiva fase de funcionamiento y gestión se debe constituir la cobertura Global de instalación en funcionamiento y la póliza de Responsabilidad Civil (RCT/O/Producto).

La póliza Global, en particular, se hace cargo de los daños directos e indirectos. Los primeros son indemnizados gracias a una Todo riesgo, que protege de los daños directos como incendio, averías, robo, fenómenos naturales o actos de terceros, causados a la instalación por cualquier acontecimiento o causa, excepto las exclusiones. Respecto a los daños indirectos, se obtiene una indemnización de las pérdidas de ingresos derivados de una interrupción o diminución de la producción de energía eléctrica a consecuencia de un daño material y directo.

Además hay que suscribir una póliza de Responsabilidad Civil, gracias a la cual se protege de los daños involuntarios causados a Terceros, a través de las secciones R.C.T. (que se refieren la indemnización debida por el Asegurado a Terceros por daños involuntarios que causen muerte, lesiones personales y daños a las cosas, a consecuencia de un hecho accidental relacionado con la propiedad y el uso de la planta de energía asegurada), R.C.O. (por los accidentes que sufran los empleados dependientes y los subcontratados, por muerte o lesiones personales) y por último la R.C. Productos, que se encarga de cubrir los daños causados por productos defectuosos vendidos a Terceros, en virtud del hecho de que la energía es considerada un verdadero producto.